martes, 29 de junio de 2010

Museo Nacional del Virreinato


Este es sin lugar a dudas el centro sobre el cual orbita toda la vida turística del municipio al ser un inmueble de indudable valor arquitectónico y que además arrastra consigo tanto historias reales como oscuras leyendas. Hay mucho que decir sobre él y estoy seguro que aún dedicándole hojas a él faltaría más material por mostrar. Para los que vivimos en el poblado es un enorme edificio que ha justificado varias idas de pinta y salidas planeadas con los compañeros del salón; es el sitio en donde se han llevado inumerables declraciones de amor en su atrio, es el sitio donde se encuentra el reastaurant donde se celebrán las famosas pastorelas que en realidad pocos habitantes del pueblo han disfrutado y es la fuente de la que hemana la popularidad de nuestro poblado, a pesar de que quiera mucho al municipio es triste reconocer que no sabemos apreciar el arte que encierran sus paredes, la belleza arquitectonica que su muros sostienen y las historias que alrededor de los constructores, cuidadores, administradores y empleados a lo largo de su vida puedan decirnos. En fin, el Museo Nacional del Virreinato es sin lugar a dudas un lugar que debe ser visitado varias veces, con profundo respeto pero con gran curiosidad por todos nosotros.